La «cultura tatto» reaparece en nuestra sociedad después de unos años de «kit-kat». Los tatuajes son una moda vintage que marca la piel de todas las generaciones. Adolescentes, padres y abuel@s lucen sus signos de identidad: mahorís, japoneses, de la vieja/nueva escuela o realistas. Una unión de tinta y piel que dura toda una vida y que por tanto, hay que cuidar. A continuación te explicamos cómo debes proteger los tatuajes del sol.

Consejos para proteger los tatuajes del sol

¿Qué le pasa a nuestra piel mientras nos tatúan?

Un dato obvio para comprender cómo debemos proteger los tatuajes del sol: un tatuaje se hace inyectando tinta en la piel a través de una  máquina con un funcionamiento muy similar a la de un taladro dental. Mediante un sistema de engranajes, esta máquina mueve una aguja hacia arriba y abajo a diferentes potencias. De esta manera, la aguja, cargada con tinta, perfora la piel entre 50 y 300 veces por minuto,  y deposita allí miles de gotas que la piel no puede diluir. Esta perforación es de aproximadamente un milímetro, por lo que alcanza la dermis (segunda capa de nuestra piel, más estable que la parte superficial, conocida como epidermis).

Cada perforación es una herida que la piel debe regenerar

¡Por eso es tan importante que desde un primer momento tengamos un cuidado especial con las pieles tatuadas! Tendemos a pensar que estos cuidados sólo los debemos tener presentes durante el periodo de cicatrización, pero no es cierto. Mentalizaros: debemos cuidar nuestra piel siempre, sobre todo en las épocas del año en las que nos exponemos con mayor frecuencia al sol.

Si te acabas de hacer un tatuaje

  1. Sé precavid@. Ahora que llega el buen tiempo, es recomendable que lo cubras. Al menos durante los 15 días posteriores a la absorción. Una vez transcurra este tiempo, podrás exponerlo al sol ( y no por mucho tiempo).

2. Ya sabes que la crema solar es nuestra aliada en todos los momentos del día, pero en esta ocasión, aún        más. Utiliza protección solar constantemente. Además de resguardar tu piel de los daños del sol, evitarás que el tatuaje se desgaste y pierda color o detalles.

Si eres deportista y tienes tatuajes

En este caso es imprescindible que tengas muy en cuenta nuestros consejos. Debes tener en cuenta que tu protección solar debe ser doblemente eficaz: por un lado para cuidar tu piel y por otro lado para mantener el tatuaje en perfectas condiciones.

Si eres atleta nadador, ciclista: practicas deporte al aire libre y pasas horas y horas de entreno bajo el sol. Necesitas un protector solar con resistencia máxima a la sudoración y al agua.  Todo serán ventajas:

◊ Sentirás una sensación de frescor en tu piel que te ayudará a resistir las horas de ejercicio.

◊  Protegerás tu piel de quemaduras y otros efectos perjudiciales del sol.

◊  Protegerás el color de tu tatuaje.

No te preocupes por lo incómodo que te pueda resultar llevar siempre encima un protector. Hoy en día encontrarás productos en formato reducido especializado para, viajes, profesionales  y competiciones.