Claves para la protección solar en la montaña

///Claves para la protección solar en la montaña

Claves para la protección solar en la montaña

Realmente no importa mucho la época del año en la que nos encontremos, la protección de la piel para evitar daños irreparables, debe ser constante, indiferentemente de la temporada. Sin embargo, si vas a realizar actividades al aire libre, la protección solar para montaña debe estar en tu lista si vas de excursión. Pero, antes, es necesario identificar las claves de la protección solar en la montaña.

¿Cómo debe ser la protección solar en la montaña?

Para la prueba, un estudio realizado por la Academia Española de Dermatología y Venerología, estima que por cada 300 metros que ascendemos cuando subimos a la montaña, recibimos un 4 por ciento más de radiación por parte de los rayos ultravioleta. A pesar de lo que pudiera creerse, la montaña no es menos peligrosa que la playa, en una excursión pudieras estar recibiendo daños sin saberlo.

La superficie de la montaña es uno de los elementos que aumenta los peligros de la exposición al sol. Hay una serie de pasos que se deben seguir para no resultar dañados. Para empezar, debes mantener la piel limpia.

protección solar en la montaña

Si quieres asegurar no solo que tu piel se mantenga limpia, sino que además sea una experiencia positiva tu viaje a la montaña, entonces será prudente tener una serie de elementos a la mano y contar con la información adecuada. Por ejemplo, para evitar los mosquitos, puedes optar por un protector solar para montaña, el cual incluye repelente de insectos. Ten en cuenta además que se pudieran presentar síntomas como el sudor excesivo, sensación de calor o ardor y que pueden ser el antecedente de fiebre o náuseas, consecuencia de la insolación que se produce cuando estamos en la montaña, expuestos a tan diversos elementos.

Aquí unas claves para protegerse del sol en la montaña:

  1. Evita el sol del mediodía

Cuando se llevan a cabo actividades al aire libre es importante evitar la exposición al sol durante las horas en las que el día está en su pleno esplendor, como al mediodía o a las 3 de la tarde; pues en estos momentos, es cuando el sol emite mayor cantidad de rayos.

Recuerda también que los niños menores de dos años no deben exponerse directamente a la luz del sol, sobre todo en estas horas.

  1. Elige el factor de protección solar para montaña apropiado

Para entender las claves para protegerse del sol en la montaña, además de elegir una crema que se adapte a la piel y a la intensidad de los rayos UV, también es importante tener en cuenta el factor de protección solar (FPS). Que debe ser de número alto para asegurar mayor seguridad. Es decir, debe estar entre los 30 y 40, especialmente durante el verano.

  1. Medir el tiempo que estamos expuestos al sol

Para calcular cuánto tiempo te protegerá el protector solar para montaña, se debe multiplicar el tiempo de protección natural de la piel por el factor del protector solar que ha sido elegido. Por ejemplo, si la piel es muy clara, estará protegida durante unos 10 minutos, lo que quiere decir que un protector de factor 15, la piel estaría protegida durante al menos 150 minutos. Varía según el tipo de piel, pero el tiempo suele estar en un rango entre 10 y 30 minutos de protección natural. Esta es una de las claves para protegerse del sol en la montaña.

Usar suficiente cantidad de protector solar

Generalmente, un adulto que realiza una excursión a la montaña, por ejemplo, necesita alrededor de 35 gramos de protector para cubrirse completamente el cuerpo, lo que puede traducirse en unas cuatro cucharadas grandes. Es importante aplicar crema regularmente, debido a que la crema se elimina con el sudor o el roce con la tela.

Protegerse con antelación

Una vez que se aplica la loción es prudente esperar entre 20 y 30 minutos antes de exponerse plenamente al sol. No todos lo protectores funcionan inmediatamente. Utiliza crema en lugares que son más sensibles a la luz, como el cuero cabelludo, la cara, las orejas, la espalda, el pecho y la parte interior del pie.

Protección solar interna

Acompaña o refuerza la crema protectora. Esta es una de las claves para protegerse del sol en la montaña, si le sumas antioxidantes adicionales, como la vitamina E, el licopeno o los polifenoles. A pesar de que las cremas están probadas, estos elementos adicionales contienen sustancias que aumentan la resistencia al sol, también lo hacen con la sensibilidad de la piel, razón por la cual es el complemento ideal.

Sobre los alérgicos al sol se suele recomendación como dosis preventiva una cantidad de al menos 2000 miligramos de calcio al día. Tampoco olvides tus ojos, los cuales tampoco se encuentran exentos del peligro de los rayos UV. Y por último, siempre recuerda usar ropa cómoda, fresca y que además cubra en buena medida tu piel.

Si te ha gustado este artículo sobre cómo debe ser la protección solar en la montaña, también te puede interesar:

Protección solar sin nanopartículas.

El sol de invierno también provoca cáncer de piel.

10 consejos para protegerse del sol en invierno.

Cuidados de la piel en invierno.

 

 

Por | 2018-11-06T11:12:47+00:00 noviembre 6th, 2018|PIEL, SALUD|Sin comentarios

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.