Protección solar sin nanopartículas

/, SAFE CARE/Protección solar sin nanopartículas

Protección solar sin nanopartículas

Protección solar sin nanopartículas. Ésta es la recomendación de la Unión Europea: no usar filtros minerales como Óxido de titano u Óxido de zinc en formato nano. Estudios en los últimos años hacen prever posibles daños de estas nanopartículas si ingresan en células de humanos, animales o plantas. Los formatos en aerosol o spray de los protectores solares facilitarían esta posibilidad.

Protección solar sin nanopartículas

Ventajas e inconvenientes de los filtros físicos o minerales

Los filtros solares orgánicos (o “químicos”) trabajan por absorción de la luz UV. Los filtros físicos o minerales, por contra, atenúan la radiación UV por dos mecanismos: absorción y dispersión (Fig. 1).

Debido a estos distintos mecanismos, los filtros minerales actúan en un amplio rango de longitud de onda. Siendo esta una de las ventajas clave de estos materiales. Especialmente destacable es la protección frente a UVA debida a esas dispersiones.

 

protección solar sin nanopartículas

Fig. 1: Forma de acción de los filtros orgánicos (químicos) vs. Filtros inorgánicos (físicos)
                                              Filtro solar orgánico: la luz UV se absorbe a medida que pasa a través de la película.
                                                Filtro solar inorgánico: la luz UV se dispersa y se absorbe por partículas de TiO2.

Mientras algunos filtros orgánicos pueden descomponerse en presencia de luz UV, los filtros minerales, también llamados inorgánicos, son fotoestables y no se degradan u oxidan. Manteniendo el FPS tanto tiempo como las partículas se mantengan sobre la piel. Es por tanto, una ventaja a su favor: protección de larga duración frente a la luz UV.

Los filtros minerales más utilizados, el óxido de zinc y el dióxido de titanio no están libres de preocupaciones. Se ha podido demostrar que si estos ingredientes no están recubiertos y son de tamaño nano-métrico (menos de 35 nm. de diámetro), podrían ingresar en las células con efectos todavía desconocidos en los organismos vivos.  Tanto animales como plantas. Aplicados en formato spray o aerosol, las nanopartículas podrían ser inhaladas, ingresar por las vías respiratorias y dañar los pulmones.

Reformulación, un paso atrás para avanzar

De ahí y por esas sospechas verosímiles se vuelve a optar por la opción de partículas minerales de mayor tamaño (no-nano), reduciendo por tanto la amenaza de toxicidad. Se han sopesado las incipientes evidencias científicas de los últimos años. Y esto ha llevado a modificar formulaciones en el intento, y cada vez mayor conciencia, de proteger al ser humano, peces y corales y plantas marinas. La responsabilidad de la industria y las empresas que reaccionan a favor de la tranquilidad de los consumidores va a favor, en general, del medio ambiente en el que queremos vivir.

Filtros no-nano y recubiertos, de Safe Sea

Los protectores solares Safe Sea presentan ya en su gama 2018 un dióxido de titanio (TiO2) no-nano recubierto con alúmina, con excepcional estabilidad y seguridad.  Se evitan las partículas metálicas de tamaño nano-métrico del filtro físico mineral (que en su día se incorporaron por penetrar y ser absorbidos mejor por la piel).  Y las tecnologías claras de zinc que pudieran ser potencialmente tóxicas para las vías respiratorias del ser humano o las especies acuáticas. Esta decisión, va en la misma línea de respetar el medio marino. Al ser el único protector solar certificado por la ONG Friends of the Sea que NO desprende activos al mar.

Si estás de acuerdo con el uso de protección solar sin nanopartículas, ¡Comparte este post en tus redes sociales!

By | 2018-05-15T10:43:04+00:00 mayo 15th, 2018|PIEL, SAFE CARE|0 Comments

Deja un comentario